Tu Territorio – Parte 2

Tu Territorio – Parte 2

Ahora se preguntarán

¿cómo se si estoy haciendo bien  esto de armonizar mis espacios?

Pues fácil y sencillo poniendo “limites sanos”, es adecuado tener en mente tres parámetros que consiste en que lo que digas, sientas y hagas sea coherente con lo que crees.

De modo que en tu espacio colocarás objetos especiales para ti; lo vas a realizar teniendo en cuenta los detalles, vas a asumir el cuido que necesitan estos objetos ya que son parte de la expresión de tu ser y por eso velas por darle un uso apropiado, igual que al mismo espacio.

Por ejemplo: te compras un juego de vajilla que te gustó mucho, para guardarla escoges un lugar donde puedas ponerlas con las condiciones acordes con los cuidados requeridos por dicho objeto, así mismo, el día que la vayas a utilizar, previamente la sacas para limpiarla y acomodarla efectivamente en la mesa con el protocolo apto para el evento.

De la misma forma al comer con tu familia o al traer invitados, tienes las expectativas que le den un buen manejo a esta vajilla tan especial para ti. Das confianzas para que disfruten al utilizarla convenientemente y por lo tanto tu aspiras a que luego de su uso la coloquen en un lugar seguro, evitando que pase algún mal trato o accidente.

También después del evento tu dispones del tiempo requerido para asear muy bien todo, revisas los elementos para darte cuenta que todos esté en óptimas condiciones, que la vajilla esté completa y luego procedes a volverlos a colocar en el lugar que reposará hasta su próxima usanza.

Todo esto lo haces porque reconoces el valor emocional, mental y físico que tiene en este caso la vajilla para ti, ya que estuviste involucrada en la obtención del mismo y hace representación a una parte importante de ti. Te permite atender a tu familia y amistades con elementos propios de ti y disfrutas al expresarte a través de este compartir con tus seres queridos. Adicionalmente, cuidas y atesoras tus objetos con el fin de expresar el sentirte merecedora, de gozar estas agradables experiencias y permitirte compartir con los demás, proyectando así desde tu interior una profunda coherencia entre lo que haces, sientes y piensas, desde tu entorno, de este modo también tus comensales respetaran y honran tu territorio!

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito